Las investigaciones del Banco Mundial, ¿son confiables?

.

Robin Broad, Profesora de la Escuela de Servicio Internacional en American University, describe seis mecanismos por medio de los cuales la Vicepresidencia de Desarrollo Económico del Banco Mundial (DEC, sigla en inglés) lleva a cabo su papel de “mantenimiento del paradigma” otorgando privilegios a las personas cuyo trabajo ‘resuena” con la ideología neoliberal del mercado libre.

Ignorado por la mayoría de las personas que trabajan en el Banco Mundial, esta Institución no es solo la mayor Institución mundial que trabaja como prestamista, sino que también es la mayor Institución mundial de investigación, trabajo que se centra en DEC (1). DEC es importante porque sirve como un departamento de investigación para otras agencias de ayuda bilaterales y para otros bancos multilaterales de desarrollo, los cuales generalmente siguen el curso marcado por el Banco. Lo mismo sucede con la Organización Mundial del Comercio, la cual, de acuerdo con un documento interno del Banco “depende del Banco para los análisis sobre las políticas de integración comercial.” La investigación del Banco también es consultada por quienes elaboran las políticas en todo el mundo. En el ámbito académico también, los cursos pertinentes dependen mucho de los documentos de investigación del Banco. En suma, DEC es el centro mundial de poder de la investigación sobre el desarrollo.

Al Banco le gusta ufanarse de que DEC conduce la mejor investigación del desarrollo y que los Gobiernos e investigadores deben ver esta investigación del Banco como un ‘banco de conocimiento imparcial’ sobre el desarrollo, conducido en forma independiente y rigurosa. Después de una cuidadosa mirada a DEC (incluyendo unas 24 entrevistas con personal actual y antiguo del Banco), he llegado a una conclusión diferente: a través de su investigación, el Banco Mundial jugó un papel crítico legitimando el paradigma neoliberal del mercado libre durante los últimos 25 años del siglo pasado, y su Departamento de Investigación ha jugado un papel central. En la medida en que los activistas que trabajan sobre el Banco Mundial exploran las partes del Banco que deberían ser eliminadas o reformadas, ellas y ellos deberían escrutinizar al Departamento de Investigación del Banco, al igual que a su Departamento de Asuntos Externos, los cuales difunden ampliamente esta no tan objetiva investigación.

El trabajo del más conocido como investigador del Banco Mundial es el de David Dollar, el cual es un ejemplo del papel de “mantenimiento del paradigma” (término tomado con gratitud de Robert Wade) (2). Para muchos en los medios, los círculos académicos y políticos, el trabajo de Dollar sobre el comercio y el crecimiento económico ha sido transformado en “hechos” probados y muy citados, que los ‘globalizadores’ – los países casados con el Consenso de Washington especialmente para liberalizar el comercio – experimentan mayores tasas de crecimiento que los no ‘globalizadores.’ Según Dollar y un co-autor, en un artículo de 2002 de Asuntos Externos: “la apertura al comercio exterior y la inversión, junto con las reformas complementarias, típicamente llevan a un crecimiento más rápido.”

¿Cómo llegó a ser el trabajo de Dollar tan prominente? ¿Por qué el trabajo de los investigadores de DEC en el Banco que apoyan la agenda política neoliberal, logra tener una atención tan generalizada? Yo descubrí un juego de seis procesos y mecanismos interrelacionados a través de los cuales DEC, a veces en colaboración con otras partes del Banco Mundial, lleva a cabo su papel de “mantenimiento del paradigma” al dar privilegios a los individuos y al trabajo que “resuena” con su ideología. Estas estructuras que se refuerzan mutuamente incluyen unas series de incentivos: mejoran la posibilidad de ser reclutado para avanzar en la carrera, de ser publicado, de ser promovido por el Departamento de Asuntos Externos del Banco, y en general de ser evaluado positivamente. Ellos también incluyen un reforzamiento selectivo de las normas, la desaprobación del discurso disidente, y aún la manipulación de los datos para hacer encajar el paradigma. Como lo demuestra el artículo, este sistema de recompensas es típicamente no declarado y sutil, puede hasta negar el procedimiento declarado o formal, y como tal, funciona de acuerdo con ‘normas suaves’. Se lleva a cabo en forma tal que socava el debate y sutilmente afecta las conclusiones de la investigación, la cual confirma ‘a priori’ las hipótesis neoliberales. (3)

Este es un esbozo de los seis sistemas y conjuntos de mecanismos (a menos que se diga lo contrario, las comillas muestran el diálogo de las entrevistas):

1. Reclutamiento

Las estructuras a través de las cuales estos incentivos funcionan son múltiples, y comienzan desde el reclutamiento. Mientras que el país de nacimiento y la nacionalidad pueden sugerir superficialmente que el personal del Banco es internacional y diverso, la verdad es que el Banco no tiene nada de diverso. Los empleados del Banco casi todos tienen un Master en Economía. Las disciplinas fijan límites intelectuales por sí mismas, definiendo las preguntas y métodos aceptables. DEC solo tiene un puñado de empleados que no sean economistas social-científicos.

Para concentrar aún más la cosa, los Departamentos de Economía de las universidades de Estados Unidos y del Reino Unido proveen la mayoría de los Economistas con Masters trabajando en DEC.

La generosa escala de salarios y beneficios del Banco también forma parte de la estructura de incentivos. Esto es lo que un economista, antiguo empleado del Banco, llama “las esposas de oro”. Mientras que el Banco dice que los altos salarios son necesarios para atraer el mejor personal, lo que realmente están haciendo es suprimir el desacuerdo al aumentar el “costo de la oportunidad” de cualquier desacuerdo.

2. Promoción

Hay varias vías a través de las cuales los incentivos de la promoción pueden dar forma al trabajo del “mantenimiento del paradigma.” El objetivo más deseado de cualquier investigador que desea hacer una carrera en el Banco, es conseguir la “regularización” después de cinco años. Esta es el equivalente del ‘tenure’ académico (derecho a permanecer en el cargo). A través del tiempo hay revisiones anuales. Gilbert et al. (2000) nota que “la mayoría de los empleados del Banco trabajan con contratos de corto tiempo. Hay suficientes anécdotas y evidencia sustancial para confirmar que estos son incentivos distorsionados los cuales impiden el pensamiento creativo y el manejo y desarrollo de la carrera.” (4)

Para lograr buenas revisiones los profesionales en DEC necesitan publicar, idealmente tanto en forma interna como externa y en particular, en la prensa académica especializada. Las revisiones también miran la influencia del investigador de DEC sobre las operaciones y la política del Banco. El Banco ha fijado estructuras formales para tratar de asegurar la transferencia del ‘conocimiento’ de la investigación a las operaciones. Lo más notable, es que una tercera parte del tiempo del investigador debe dedicarse a lo que se llama “apoyo cruzado” (cross support) operacional. Al crear un programa de trabajo, el investigador se da cuenta de que ella/él “necesitará ser promocionable (‘marketable’) durante la tercera parte de su tiempo” aunque se supone que ella/él sea un “agente libre”. En términos de las características de un investigador DEC “promocionable’, como lo puso un economista senior de DEC, las operaciones buscan personas que tengan un perfil alto con “resonancia”. Para copiar la frase: si estás en operaciones y quieres comprar el tiempo de un investigador, quieres conseguir a alguien que te pueda ayudar a mejorar las posibilidades de que tu proyecto tenga éxito. “Quieres conseguirte a un Dollar”, dijo un entrevistado espontáneamente. Visto de otra forma, un economista investigador neoliberal se preguntaría: ¿Por qué me elegiría Operaciones?

3. Refuerzo selectivo de las normas

La desviación paradigmática DEC también se refleja en el proceso de la revisión de la investigación en curso para publicación. Al Banco le gusta decir que tiene un punto de vista uniforme, objetivo y externo, pero esa no es la percepción de los mismos investigadores individuales. Al tiempo que hay normas escritas con requisitos específicos (que esta autora aún no ha visto, a pesar de repetidos intentos), la evidencia sugiere y las entrevistas lo confirman, que las revisiones de la investigación propuesta de los manuscritos e individuos se hacen en forma “selectiva.”

La mayoría de las personas entrevistadas para este artículo dijeron que la investigación que no está de acuerdo con el modelo neoliberal o que abre la puerta a alternativas (es decir, sin la “resonancia” necesaria), muy probablemente recibe una revisión externa estricta y/o es rechazada. Un antiguo profesional del Banco dice que el proceso de revisión “depende del tema del documento y de quién es el autor. Si se trata de un economista neoclásico respetado, entonces la aprobación solo necesita una firma y esa es la del jefe. Si es crítica, entonces es sometida a revisiones interminables hasta que el autor se da por vencido.”

4. Desanimar el discurso disonante

En 1996 el entonces Presidente del Banco, James Wolfensohn, lanzó la iniciativa de magnificar el papel de la investigación y la difusión del Banco Mundial al transformar la Institución de ser un ‘banco prestamista’ para pasar a ser un ‘banco del conocimiento’. La implicación era que el Banco Mundial sería un lugar donde todos los puntos de vista, todas las ideas, todos los datos empíricos sobre el desarrollo estarían disponibles para el mundo entero.

DEC demuestra en qué gran medida falla el Banco al respecto. El desacuerdo es permitido en asuntos marginales, pero rara vez sobre los mandamientos básicos del modelo neoliberal. ¿Cómo llegó a ocurrir semejante desaprobación de la opinión contraria?

El lenguaje utilizado es parte de la respuesta. En numerosas ocasiones cuando la autora de este artículo preguntó al personal del Banco sobre alguien cuyo trabajo hubiera levantado disensión, la respuesta invariablemente fue que esa persona “tiene su propia idiosincrasia,” que es “iconoclasta” o “insatisfecha”. En otras palabras, las personas que no proyectan el paradigma del Banco son disminuidas, relegadas a un lado, o consideradas ‘inadaptadas’. David Ellerman, antiguo funcionario de DEC ha descrito el Banco como “una organización donde el debate abierto no es gran parte de la cultura.” (5)

Esta falta de apertura ante la disensión es aún más preocupante en el contexto del debate sobre el desarrollo posterior a Seattle y a la crisis asiática. Desde finales de los 90, con el surgimiento del contragolpe al modelo neoliberal, se ha dado fuera del Banco un vibrante debate teórico y político sobre la globalización económica neoliberal en la medida en que crece la evidencia de su impacto negativo en la economía, el medio ambiente y lo social. Durante este período los proyectos del Banco y los préstamos con base en la política han sido severamente atacados por contribuir a esos impactos negativos. A pesar de eso, el Banco ha continuado operando relativamente sin restricción en su trabajo de investigación.

Tomemos por ejemplo el trabajo de Dollar. La metodología de Dollar ha sido ampliamente criticada externamente por economistas no doctrinarios fuera del Banco – por el economista de la Universidad de Harvard, Dani Rodrik; por el Director / economista del Centro de Investigación Política y Económica, Mark Weisbrot; por Robert Wade, London School of Economics; por Ravi Kanbur, Profesor de la Universidad de Cornell (y antiguo profesional del Banco) y por otros (incluyendo a la autora de este artículo). Rodrik, por ejemplo, llegó a una conclusión opuesta a la de Dollar: “La evidencia de los 90 indica una relación positiva (pero estadísticamente insignificante) entre las tarifas y el crecimiento económico.” (6)

Sin embargo el Banco continúa proyectando el trabajo de Dollar como si fuera un hecho indisputable. “El punto,” según explica un economista del DEC, “es que se anima un tipo de investigación, la gente sabe qué tipo es y la producen, mientras que el otro tipo de investigación es desechada de inmediato.”

5. Manipulación de los datos

¿Pero qué hace el Banco cuando los datos o la investigación no apoyan la hipótesis neoliberal? Existe evidencia preocupante de que el Banco altera e incluso manipula los resúmenes ejecutivos y los titulares de prensa de informes, para que éstos refuercen el paradigma neoliberal. Hay un ejemplo donde el resumen ejecutivo está tan alterado que no concuerda con el resto del texto del informe. Es un documento de 2003 del Banco con 350 o más páginas, sobre las Lecciones de NAFTA para los países Latinoamericanos y Caribeños. El resumen dice que “los salarios reales [en México] rápidamente se recobraron del colapso de 1995.” Sin embargo, el mismo texto no apoya esta conclusión según notó la investigadora Sarah Anderson al leerlo cuidadosamente: “La Tabla 1 del resumen muestra que los salarios reales tanto en la divisa local como en dólares habían caído desde 1994. – El Gráfico 4 en la parte principal del informe también muestra que los salarios mejicanos reales habían caído por debajo de los niveles de 1994 en relación con los de Estados Unidos.”

Anderson le escribió al co-autor del informe, Daniel Lederman, para preguntarle por qué si la tabla mostraba una caída en los salarios reales en el período 1994-2001, había resumido diciendo que se había regresado a un “nivel aproximado” al de 1994. Lederman le contestó diciendo que las tendencias de los salarios eran complicadas y que por lo tanto se suponía que el informe fuera “vago”. Según replicó Anderson: “decir que los salarios habían regresado a los niveles de 1994 cuando no lo habían hecho fue no solo ‘vago’ sino incorrecto.”

Sin embargo, Anderson parece haber sido una de las pocas personas en haber leído el informe en forma suficientemente cuidadosa para notar esa discrepancia tan importante o “falsedad” (como ella lo llamó más acertadamente). Es más, en el 2004, el Washington Post publicó un largo editorial central sobre el éxito de NAFTA, con base parcial en el informe del Banco Mundial. En forma sorprendente, el editorial regañó a los críticos de NAFTA por decir que el crecimiento de los salarios “había sido insignificante” y además anotó que “los niveles de los salarios que concuerdan con los existentes antes de la crisis del peso representan un logro.” En otras palabras, el Banco parece entender cómo jugar con el hecho de que la mayoría de las personas, incluyendo a los periodistas, solo leen los titulares de prensa y los resúmenes. En este caso, en un espacio importante para el debate político y la reforma, el Banco engañó a uno de los periódicos más importantes cuyos editoriales son leídos y utilizados por quienes elaboran las políticas.

6. Proyección externa

Mi investigación también concluye diciendo que el Departamento de Asuntos Externos del Banco funciona proyectando el “mantenimiento del paradigma” de DEC. Dollar, por ejemplo, no solo tuvo el respaldo de DEC sino que el Departamento de Asuntos Externos del Banco también intervino para promocionar su trabajo. Asuntos Externos tiene “el dinero, los contactos en los medios, y una influencia increíble” para llevar a un autor alrededor del mundo.

El crecimiento de Asuntos Externos data de los años tempranos de Wolfensohn bajo el liderazgo de Mark Malloch Brown (1994-99). Para el segundo término de Wolfensohn , el presupuesto de Asuntos Externos se disparó. Para 2004-5 su presupuesto era comparable al presupuesto total anual del grupo de pensadores de derecha de Estados Unidos, Heritage Foundation.

Conclusión

Estos son los seis sistemas y conjuntos de incentivos que suscitan importantes cuestionamientos sobre la verdad de si el Banco Mundial, como lo afirma, en realidad produce trabajo de la mejor calidad e integridad. Mi investigación ciertamente deberá producir alarma respecto a una mayor concentración y engrandecimiento del rol del Banco Mundial en la producción y mercadeo del conocimiento.

De hecho mi investigación sugiere lo contrario a lo que afirma el Banco, de que produce trabajo de la mejor calidad e integridad. En este momento cuando hay una crisis de identidad dentro del Banco, es el momento oportuno de cuestionar el “mantenimiento del paradigma” y de repensar fundamentalmente si la investigación (producción de conocimiento y difusión) debería ser realizada en el Banco Mundial. Mis preguntas sobre una parte del Banco, que en forma chocante no había sido explorada por los de afuera, abre la puerta al pensamiento sobre nuevas áreas para el trabajo de abogacía en el Banco. ¿Se necesita en el Banco realmente un parcializado Departamento de Investigación? ¿Se necesita realmente en el Banco un Departamento de Asuntos Externos para publicar investigaciones que refuerzan el altamente desacreditado modelo neoliberal? Los Gobiernos y fundaciones privadas que apoyan la investigación y publicidad del Banco Mundial estarían utilizando mejor su dinero al apoyar instituciones independientes de investigación que están realizando un debate sobre el desarrollo mucho más estimulante y diverso.

Este artículo fue adaptado y condensado con permiso de: Robin Broad, “Investigación, Conocimiento y el Arte del ‘Mantenimiento del Paradigma” (“Research, Knowledge, and the Art of ‘Paradigm Maintenance’), The World Bank’s Development Economics Vice-Presidency (DEC),” Review of International Political Economy 13:3 (August 2006): 387-419.

Robin Broad es Profesora del Programa de Desarrollo Internacional, Escuela de Servicio Internacional, American University en Washington, D.C.

4 comentarios en “Las investigaciones del Banco Mundial, ¿son confiables?

  1. […] Para el que esto suscribe, y creo que cada día hay más personas que opinan lo mismo, el fin último de la creación es el SER HUMANO y no los beneficios empresariales, que parecieran ser la razón última de todas las acciones del sistema económico en el que vivimos. (Los economistas que defienden las teorías que abogan por la supremacía de las empresas son los que consiguen la mayor difusión en todos los medios pues es evidente que por encima de la razón de sus argumentos cuentan con las “poderosas razones” ($) de esas empresas avariciosas a las que sólo les importan sus cuentas de resultados. Un ejemplo de esto se puede leer en el artículo publicado en este mismo blog “Las investigaciones del Banco Mundial, ¿son confiables?“). […]

    Me gusta

  2. […] Para el que esto suscribe, y creo que cada día hay más personas que opinan lo mismo, el fin último de la Creación es el SER HUMANO y no los beneficios empresariales, que parecieran ser la razón última de todas las acciones del sistema económico en el que vivimos. (Los economistas que defienden las teorías que abogan por la supremacía de las empresas privadas sobre el Estado son los que consiguen la mayor difusión en todos los medios de comunicación en desmedro de los opositores pues es evidente que por encima de la razón de sus argumentos cuentan con las “poderosas razones” ($) de esas empresas avariciosas a las que sólo les importan sus cuentas de resultados. Un explicación de esta situación se puede leer en el artículo publicado en este mismo blog “Las investigaciones del Banco Mundial, ¿son confiables?“). […]

    Me gusta

  3. Economía
    Dimite un veterano economista del FMI «avergonzado» por la gestión de la crisis

    Tras 20 años de servicio, denuncia que el organismo haya suprimido informes y critica el proceso de elección del director general

    europa press / washington

    Día 21/07/2012 – 11.20h

     

    efe

    La directora del FMI, Christine Lagarde, reunida con el ministro de Finanzas francés, Pierre Moscovici, en la sede del FMI en Washington DC.

    El veterano economista del consejo ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) Peter Doyle presentó este miércoles su dimisión en cuya carta critica el «fracaso de primera categoría» de la gestión de la crisis económica global y la «incompetencia» del Fondo.
    Es más, Doyle, que ha trabajado durante 20 años en el FMI, dice estar «avergonzado» por su vinculación a la entidad. En una carta obtenida por la cadena norteamericana CNN, Doyle comienza: «Después de 20 años de servicio, estoy avergonzado de tener cualquier tipo de asociación con el Fondo de todas las maneras».
    Así, introduce una carta en la que reitera sus críticas al FMI por su actuación en el actual contexto de crisis económica. «Esto no es solo por la incompetencia» del organismo, «también por las notables dificultades en estas crisis que, como en otras, fueron identificadas bien de antemano pero suprimidas después», afirma Doyle, certificando que el FMI ha eliminado información.
    Doyle achaca esta mala praxis del FMI a los «los extensos periodos de gestación y los prolongados procesos de toma de decisiones a nivel internacional». «El fracaso del Fondo al abordar (los retos globales) constituye un fracaso de primer orden, incluso cuando a dichas advertencias no se les ha prestado atención», reseña.
    El FMI, «en los últimos dos años, ha estado desempeñando un rol del día a día y a modo de reacción a través de esfuerzos de última hora» para evitar las «consecuencias» de esta mala gestión de la crisis, véase «el sufrimiento de muchos en Grecia o que la segunda divisa mundial -el euro– esté al borde del precipicio», argumenta Doyle.
    El veterano economista del FMI achaca «los fracasos de la vigilancia del FMI» a la «aversión hacia el riesgo analítico, las prioridades bilaterales y la influencia europea», unos factores, puntualiza, «están cada vez más arraigado, en detrimento de las iniciativas» propuestas para solucionarlos.
    Información eliminada
    En este sentido, pone como ejemplo la elección de los directores generales del FMI que, en la última década, «han sido un absoluto y evidente desastre» y cuyo proceso es «ilegítimo». Para terminar, Doyle arremete contra el consejo ejecutivo por preferir mantener a un «Fondo inválido».
    El FMI ya ha salido al paso de estas declaraciones. «Las afirmaciones de Peter ya están documentadas en los medios, incluidos los informes de la Oficina Independiente de Evaluación», aquellos que, según Doyle, fueron ignorados por el Fondo tanto en 2009 y 2011 y de los que él mismo fue partícipe.
    A través de su portavoz, William Murray, el FMI ha negado que las aportaciones de Doyle o las de cualquier otro miembro del Fondo hayan sido «suprimidas». No obstante, no ha querido valorar las críticas sobre el proceso de elección del director general del organismo, una cuestión que también ha sido reprochada por las potencias emergentes como Brasil, China o India, que pujan por tener una mayor presencia en los órganos internacionales.
    En base a un acuerdo no escrito entre Europa y Estados Unidos, el FMI siempre sería dirigido por una persona de nacionalidad europea, mientras que el Banco Mundial recaería sobre un estadounidense o, en su defecto, que sea del gusto de Washington. La credibilidad del FMI ha sufrido varios varapalos tras la inusitada marcha de Rodrigo Rato antes de terminar su mandato, en 2007, y la de Dominique Strauss-Kahn, acusado de abusar sexualmente de una camarera de un hotel de Nueva York.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s