Biocombustibles, “un crimen”

Grant Ferrett
Corresponsal de la BBC en Nueva York


Cebada (Imagen: National Non-Food Crops Centre)

¿Combustible para el futuro? La cebada es usada para producir etanol

Un experto de Naciones Unidas calificó el uso creciente de cultivos para producir biocombustibles, como sustitutos de la gasolina, como un crimen contra la humanidad.

El relator especial de la ONU para el derecho a la alimentación, Jean Ziegler, dijo que temía que los biocombustibles trajeran más hambre.

El crecimiento en la producción de biocombustibles ha ayudado a elevar el precio de algunos cultivos a niveles récord.

Los comentarios de Ziegler, realizados en la sede central de Naciones Unidas, en Nueva York, están claramente concebidos para atrapar la atención.

Lea: Etanol, “una nueva geografía mundial”

El experto lamentó lo que llamó la engañosa carrera para convertir comestibles -como el maíz y el azúcar- en combustible, lo cual, dijo, reúne todos los ingredientes para convertirse en desastre.

Subida de precios

Para Ziegler es un crimen contra la humanidad desviar la tierra cultivable hacia la producción de cultivos que serán quemados como combustibles.

El relator de la ONU llamó a vetar la práctica por cinco años.

Es un crimen contra la humanidad convertir suelo agriculturalmente productivo en suelo que está produciendo alimentos que serán transformados en biocombustibles

Jean Ziegler, relator especial de la ONU para el derecho a la alimentación

En ese tiempo, de acuerdo con Ziegler, los avances tecnológicos permitirían que se usaran desperdicios agrícolas, como mazorcas de maíz y hojas de plátano, en lugar de los cultivos en sí mismos, para producir combustible.

El crecimiento en la producción de biocombustibles ha estado impulsado, en parte, por el deseo de encontrar alternativas al petróleo menos dañinas del ambiente.

Estados Unidos busca reducir su dependencia de petróleo importado de regiones inestables.

Pero la tendencia ha contribuido a un agudo incremento en los precios de la comida, conforme los granjeros, particularmente en Estados Unidos, dejan de producir trigo y soya, para producir maíz, el cual es convertido en etanol.

Zuegler no está sólo con su advertencia.

Lea: ONU, ojo con los biocombustibles

El Fondo Monetario Internacional (FMI) expresó su preocupación de que la creciente dependencia global en los granos como fuente de combustibles podría tener serias implicaciones para los pobres del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s