Ventajas de los desastres

En un video de menos de siete minutos, titulado La doctrina del shock, Alfonso Cuarón sintetiza el libro homónimo de Naomi Klein subtitulado “El auge del capitalismo del desastre”, y muestra la relación que hay entre las ideas de Milton Friedman sobre que el cambio económico sólo puede ocurrir gracias a las crisis (reales o provocadas), y la política exterior de los republicanos ultraderechistas que asaltaron la Casa Blanca. Éstos también han demostrado ser buenos discípulos del filósofo alemán Leo Strauss, cuyas ideas sobre la invención de un “enemigo permanente” que justifique una “guerra perpetua” para imponer políticas que la gente rechaza, coinciden de manera asombrosa con las de Friedman. La puesta en práctica de estas doctrinas, disfrazadas de ideología de “libre mercado”, ha llevado a los resultados que muestra este intenso vídeo. Desde los años cuarenta se sabe que el electroshock reduce el ánimo de los seres humanos a un estado de indefensión absoluta. Esta es la base de los métodos de tortura psicológica actuales. Se quiebra la resistencia del prisionero mediante sucesivos traumas, a fin de suavizarlo para los interrogatorios. Lo mismo ocurre con las masas. Una amenaza o un ataque (reales, imaginarios o provocados) produce terror y las masas buscan quién las proteja. Strauss aconseja a los dirigentes políticos imponer sus decisiones justificándolas mediante el temor constante a un enemigo terrorífico. Y Friedman les aconseja aprovechar las crisis (reales, imaginarias o provocadas) para aplicar medidas económicas antipopulares, antes de que la población se recupere del shock.

El vídeo muestra casos recientes de golpes de Estado e invasiones militares justificados por la supuesta amenaza de un enemigo terrible, así como recientes desastres naturales en cuyo nombre se aplicaron medidas económicas privatizadoras (de shock). La ligazón entre los métodos de quebrantamiento de la voluntad mediante la tortura, y los de la política y la economía del neoliberalismo corporativo se ilustra con claridad en este vídeo que, como dije, resume las tesis del libro de Naomi Klein, La doctrina del shock o “El auge del capitalismo del desastre”.

No he leído el libro y por eso no lo recomiendo. Pero sí he visto el vídeo y por eso escribo estas líneas. La tortura psicológica la conozco muy bien porque me fue aplicada por los sandinistas en Nicaragua, a instancias de la dirigencia de la izquierda oficial guatemalteca (que reprimía a las fuerzas de izquierda que no siguieran su línea), por ser yo crítico de su errática e irresponsable manera de conducir a las masas indígenas en una situación contrainsurgente. Por eso mismo sé muy bien que es cierto el mensaje final del vídeo, a saber, que uno sólo se puede proteger contra los efectos del shock mediante el conocimiento concreto de lo que ocurre y de por qué ocurre.

Este conocimiento crítico y radical es básico para mantener la lucidez mental y emocional en estos tiempos de masivos engaños mediáticos, destinados a someter a la humanidad a los designios de las corporaciones transnacionales y de las fuerzas políticas neoconservadoras para las que trabajaron Mises, Hayek, Strauss y Friedman, financiados por las fundaciones de los consorcios que han llevado al mundo al desastre globalizado.

Es por eso que, como dice Klein, las actuales políticas de “libre mercado” no se realizan en democracia, sino en estado de shock.

Mario Roberto Morales
Taichung (Taiwán), 6 de noviembre del 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s