El Super Crash: “quiebras bancarias”, “desaparición de la FED” y “fin del dólar”

Tan sólo unos pocos gurús e inversores han logrado anticipar la llegada de la crisis subprime, antes de que ésta tuviera lugar, frente a la mayoría de los economistas. Dichos analistas prevén ahora un oscuro futuro para el sistema financiero internacional. El exitoso inversor Jim Rogers apuesta por la “desaparición de la Reserva Federal (FED)” y el inicio del “fin del dólar” como moneda de referencia internacional. El economista Nouriel Roubini alerta que todo el sistema financiero es “subprime”, y que quebrarán cientos de pequeños bancos y decenas de grandes entidades. Mientras, el ex-economista del FMI Kenneth Rogoff prevé un largo período de “estanflación”.

EEUU tiene ya 117 bancos en riesgo de quiebra

LD (M. Llamas) ¿A qué nos enfrentamos? Se trata de una mera crisis coyuntural, cuyo origen radica en la concesión de dinero fácil en forma de crédito a compradores de vivienda insolventes (hipotecas subprime), tal y como se ha mantenido hasta ahora, ¿o va más allá? ¿Crisis sistémica? Algunos prestigiosos analistas hablan ya sin tapujos de esta posibilidad, en referencia a la quiebra del actual sistema financiero e, incluso, monetario.
No es nada nuevo. Un proceso de características similares tuvo lugar durante los años 30 del pasado siglo, tras el estallido del crack financiero de 1929, en donde el patrón oro fue sustituido por un sistema de arbitraje cambiario dirigido por los recién nacidos bancos centrales.
La clave del actual problema radica en la reducción artificial de tipos de interés puesto en marcha por la FED y el Banco Central Europeo (BCE) durante los últimos años, que permitió una elevada expansión del crédito sin contar con el necesario ahorro previo. Así, las entidades de crédito han seguido una estrategia de alto riesgo, centrada en adquirir deuda a corto plazo (mediante titulización de préstamos y complejos vehículos de deuda crediticia) para sufragar inversiones a largo (hipotecas y distintos productos financieros), aprovechándose de los bajos tipos de interés, tal y como avanzó LD.
Desde el estallido de la crisis subprime, numerosos analistas, incluido el ex presidente de la FED Alan Greenspan, advierten de que asistimos a la peor crisis desde la Gran Depresión. Y si entonces aquel terremoto logró modificar los cimientos de la economía internacional, el actual Super Crash (tal y como lo denomina el inversor Peter Schiff) amenaza con provocar un ajuste similar.

Causa y origen de la crisis crediticia
Al menos, esto es lo que predicen algunos de los nuevos gurús económicos del siglo XXI, tales como el exitoso inversor Jim Rogers, el profesor de Economía de la Universidad de Nueva York Nouriel Roubini, o el ex-economista del FMI Kenneth Rogoff.
Algunos de estos analistas anticiparon la llegada de las subprime en EEUU el pasado verano, y las posteriores turbulencias financieras que se han desencadenado desde entonces. Por el contrario, los que hasta ahora era considerados como gurús, así como los principales organismos internacionales de análisis (Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, bancos centrales, grupos de estudio, agencias de calificación y todo tipo de gobiernos) han errado constantemente en sus previsiones.
De hecho, la mayoría de ellos aseguraban el pasado verano que la estabilidad financiera se recuperaría, como muy tarde, a finales de 2007. Si los citados expertos siguen acertando en sus previsiones, la economía internacional se enfrenta al peor de los escenarios conocidos en el último siglo. De hecho, lo peor está por llegar.
Quiebras bancarias en EEUU y la mayor recesión en décadas
“Ésta será de lejos la peor crisis financiera desde la Gran Depresión”. Roubini estima que la actual crisis provocará unas pérdidas bancarias próximas a los 2 billones de dólares, frente al billón que prevé el FMI en la actualidad. Es decir, casi el doble.
Los impagos se están trasladando desde las hipotecas subprime, a los créditos de alta calidad (prime) destinados a la compra de vivienda en EEUU, tal y como avanzó LD. De este modo, la morosidad amenaza ya a hipotecas por valor de cientos de miles de millones de dólares; pero además, se trasladará igualmente a diversos tipos de productos crediticios, tales como, préstamos al consumo, tarjetas de crédito, deuda municipal y bonos comerciales, entre otros.
Como resultado, Roubini asegura que cientos de pequeños bancos en EEUU están en riesgo debido a su “elevada exposición al mercado inmobiliario”. De hecho, “docenas de bancos regionales e, incluso, nacionales (como el ya fallido Indy Mac) también se dirigen hacia la quiebra”. Además, “algunos de las entidades de crédito más grandes del país son, igualmente semi-insolventes”, arrastrados por la crisis que vive el mercado inmobiliario norteamericano.
Desplome del mercado inmobiliario
“Durante la recesión de principios de los años 90, el precio de la vivienda cayó de media un 5 por ciento con respecto a su valor máximo”. Sin embargo, en la actualidad, los depreciación de los inmuebles se aproxima al 18 por ciento, y amenaza con continuar. “Si una caída del 5 por ciento en el precio de la vivienda fue suficiente para convertir en insolvente a Citi en 1991, ¿cuántas entidades se verán afectadas si la depreciación alcanza el 30 por ciento y los impagos masivos se extienden por otro tipo de productos financieros?”, se pregunta Roubini.
Durante la recesión de los 90 quebraron casi 1.000 entidades en EEUU. Hoy, algunas instituciones (Fortis) apuntan que caerán 6.000 bancos, de los cerca de  8.500 que operan en el mercado norteamericano. El modelo que impera en la mayoría de las entidades de crédito, consistente en “endeudarse a corto e invertir (prestar) a largo no puede sobrevivir” si los bancos carecen de fondos propios suficientes, o sin el apoyo de un  “banco central que actúe como prestamista en última instancia”, advierte el economista.

En este sentido, cabe destacar los recientes rumores de quiebra de los gigantes hipotecarios Fanie Mae y Freddie Mac, con las nefastas consecuencias que conllevaría su rescate gubernamental, así como la caída de algún otro banco de gran tamaño en los próximos 6 meses, según prevén los inversores internacionales.
A este respecto, el ex-economista del FMI Kenneth Rogoff coincidía recientemente en este diagnóstico durante una conferencia celebrada en Singapur. “Lo peor de la crisis financiera aún está por llegar en EEUU, y uno de los grandes bancos estadounidenses quebrará en los próximos meses”, indicaba.
Según Rogoff, profesor de economía en la Universidad de Harvard, aseguró que “no serán únicamente los pequeños y medianos bancos los que caerán, sino que uno de los grandes sufrirá también este mismo destino”. De hecho, “Fannie Mae y Freddie Mac dejarán de existir”.
PIB negativo en países desarrollados
Ante este panorama, Roubini avanza que EEUU padecerá la “peor recesión económica de las últimas décadas”, una vez que desaparezcan los efectos del estímulo fiscal aprobado por el Gobierno estadounidense (una inyección próxima a los 150.000 millones de dólares en los últimos meses). En concreto, prevé una recesión (tasas negativas de crecimiento) en “forma de U” (entre 12 y 18 meses de duración) frente a la V que espera la mayoría de analistas (6 meses).
Una crisis en forma de L (depresión) es “poco probable”. Sin embargo Roubini considera que la recuperación económica será “débil” debido a las turbulencias financieras, de modo que “afectará al crecimiento económico en los años venideros”, añade. En este ámbito, Rogoff vuelve a coincidir con Roubini: “el mercado norteamericano se enfrenta a un período de estanflación (estancamiento económico y elevada inflación) similar al japonés”.
El motivo del alza de precios, según el ex economista del FMI reside en el “mal movimiento de la FED al reducir sus tipos de interés”. Y es que, no sólo no ha solucionado absolutamente nada (la crisis económica y de liquidez sigue avanzando), sino que tal recorte causará una “gran inflación en los próximos años en EEUU”, tal y como avanzó Libertad Digital. Y ello, debido a la depreciación de dólar.
Además, la crisis económica no sólo afectará a la primera economía mundial. Las  principales economías del mundo también avanzan hacia la recesión, que será especialmente dura en “Reino Unido, España, Irlanda y Portugal, entre otros”, debido a sus respectivas “burbujas”, ya sean crediticias (elevada deuda) o inmobiliarias, según Roubini. España presenta las dos.
Caída del mercado bursátil de hasta el 40 por ciento
Todo ello, también se reflejará en la caída del mercado bursátil norteamericano. El citado economista advierte de que el “precio de las acciones descenderá de media un 40 por ciento con respecto a sus máximos, frente a la típica caída del 28 por ciento de media propia de recesiones pasadas en EEUU”. “Por lo tanto, estamos apenas a mitad de camino del derrumbe del mercado bursátil”, tanto internacional como estadounidense, alerta.

“Bernanke no tiene ni idea de economía”
Y ante todo este panorama, ¿qué está haciendo la Reserva Federal? Jim Rogers, uno de los inversores de mayor éxito en el mercado de commodities (materias primas), explica claramente su opinión al respecto.
El presidente de la FED, Ben Bernanke, “debería dimitir”. En una reciente entrevista en Money Morning, Rogers considera que la autoridad monetaria debería “haber subido los tipos de interés (en cualquier caso tendrá que hacerlo). En caso contrario, el mercado terminará haciéndolo. El problema es que ha metido demasiada basura en su balance”.
En este sentido, el inversor avanza que, por el momento, la FED tiene cerca de 400.000 millones de dólares en activos muy dudosos”, gracias a la ventanilla de descuento que puso en marcha para facilitar crédito a los bancos a cambio de colateral crediticio, tal y como adelantó este periódico.
“Subir los tipos de interés ayudaría”, indica Rogers. “Provocaría un shock en el sistema financiero, pero es que en cualquier caso vamos a sufrir uno. Cada shock, de momento, ha sido peor que el anterior. Bear Stearns fue primero, y luego le han seguido Freddie Mac y Fannie Mae. El próximo shock será aún mayor”, alerta.
Su opinión respecto a la valía del responsable de la FED no deja lugar a dudas: “Bernanke es un tipo de mentalidad muy estrecha. Ha pasado toda su vida académica estudiando cómo imprimir dinero y ahora le hemos dado las llaves de la imprenta. Todo lo que sabe es lo que está haciendo. Bernanke cree que no hay ningún problema con el mercado inmobiliario en EEUU”.
“Él es la Fed y la Fed más que nadie debería estar regulando las entidades financieras bajo su supervisión. Pero no ha hecho nada”, indica. “No tiene ni idea de cómo funciona el mercado, no sabe nada de economía, ni lo más básico. Sí, posee un doctorado donde pone economía al lado, pero la economía tiene más de 200 campos muy concretos. Y su campo es imprimir dinero, donde es un experto, ya nos hemos dado cuenta”, insiste.
Según Rogers, “Paul Volcker fue el último banquero central decente de EEUU (gobernó el organismo desde 1979 hasta 1987)”. Y es que, Volcker insistía en que “rescatar a los bancos en quiebra va más allá de las funciones de un banco central”. De este modo, Rogers estima que el actual fracaso de la FED supondrá su “desaparición”. “Ya tuvimos dos bancos centrales que desaparecieron por varios motivos”, recuerda.
El inicio del fin del dólar
Por último, el inversor Rogers advierte de que EEUU ocupa una “posición de dominio económico tan gigantesca que su deterioro durará bastante tiempo. Esto no va a pasar en una década o dos”, señala. “Estas cosas tardan mucho en suceder. El declive de Reino Unido duró 40 ó 50 años, ya que tenían tanto dinero que podían continuar a pesar de la espiral descendente”. “Incluso Zimbabwe ha tardado 10 ó 15 años en colapsarse”, explica.
Rogers avanza el derrumbe del dólar y, por consiguiente, del mercado financiero internacional tal y como se concibe en la actualidad, puesto que el billete verde sirve como referencia al resto de monedas. “Cuando todo el Gobierno de EEUU tenga sus cuentas en francos suizos estaremos cerca del fin, porque lo harán a pesar de haber instaurado los controles de cambios externos”, concluye.

Un comentario en “El Super Crash: “quiebras bancarias”, “desaparición de la FED” y “fin del dólar”

  1. Reproduzco este artículo por tener relación con el tema.

    El robo como garantía de éxito

    Bush ha tomado el control de las dos principales financieras hipotecarias de los Estados Unidos: Freddie Mac y Fannie Mae. Los pone bajo la tutela del Gobierno Federal: sustituye a los actuales gestores por otros designados por el Tesoro, que inyectará una cierta cantidad cada trimestre para sacar a las dos empresas adelante. Son un caso muy especial: fueron creadas por el Congreso de los Estados Unidos, pero su capital es privado.
    Juntas tienen cerca de la mitad de la deuda hipotecaria viva en los Estados Unidos, un enorme globo hinchado desde hace años por la política laxa de la Reserva Federal. Yo recuerdo que del primer al último día que pasé en Nueva York veía un anuncio en la televisión en que aparecía un hombre viviendo claramente por encima de sus posibilidades. Una entidad financiera salía en su rescate, refinanciando sus deudas contra el nuevo valor, presumiblemente mayor, de su vivienda. Esta retroalimentación de crédito e inflación de los valores de la vivienda no es un cuento sin fin, sino que acaba siempre en la acumulación de malos créditos y en el colapso de las cuentas de las instituciones financieras menos cautas.
    Freddie Mac y Fannie Mae, además, no tenían ningún incentivo para adoptar un comportamiento financiero razonable. Dado que todo el mundo sabía que si todo iba mal este día llegaría y el Gobierno Federal intervendría, las dos empresas podían endeudarse con un menor tipo de interés, ya que el riesgo de impago era menor. Esta diferencia le ha permitido a las dos empresas semipúblicas pero con capital privado unos beneficios fabulosos. De 1990 a 2000 su cotización en bolsa se sextuplicó.
    Ahora la capacidad de hacer frente a su propia deuda está en entredicho, y los dueños de esa deuda (los bancos centrales de China, Bélgica, Japón o Luxemburgo, entre otros) no quieren dejar de cobrarla. No hay problema. Si hay que socializar las pérdidas, para eso están los contribuyentes estadounidenses, que son los que van a pagar, volis nolis, todo este desaguisado. Cuando los ingentes beneficios quedan atrás y por delante sólo aparecen impagos, pérdidas y quiebras, los que tienen bien llenos sus bolsillos no quieren responder. Que lo haga el ciudadano de a pie.
    La medida se ha justificado, a los dos lados del Atlántico, diciendo que es positiva porque no se puede dejar caer a dos gigantes como estos sin hacer temblar el mercado financiero. Y la intervención pública da, al parecer, un mensaje de confianza especialmente necesario. Pero es precisamente la certeza en que los políticos cometerán el crimen de robar a los ciudadanos cuando vienen mal dadas lo que ha llevado a la actual situación. La promesa del robo es un mensaje de confianza sólo para quienes piensan en repartirse el botín.
    Lo que necesitamos no es eso, sino un buen historial de quiebras sin intromisión del Gobierno hasta que quede claro a todo el mundo que latrocinios como el de Freddie Mac y Fannie Mae no se van a repetir.
    José Carlos Rodríguez es miembro del Instituto Juan de Mariana

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s