La rentas del trabajo

Desde hace muchos años he venido escribiendo de forma reiterada sobre lo que opino es el peor cáncer que corroe al sistema capitalista … la acumulación, hija directa de uno de los siete pecados capitales … la avaricia, que desgraciadamente es inherente a la propia esencia del ser humano. Es precisamente esto último, el ser “inherente a nuestra propia esencia”, lo que obliga a la sociedad a establecer de forma ineludible normas que consigan contrarrestar nuestras inclinaciones humanas más alejadas del bien común para equilibrar de esa forma nuestra vida social.

La crisis que estamos viviendo no se arregla premiando a los causantes de la misma (sistema financiero global) sino que ayudando a las víctimas.

Se han destinado inconmensurables recursos públicos a salvar  a los culpables y se ha dejado a merced de los mismos a las víctimas. Así, los conglomerados financieros reciben nuestro dinero para sanear sus cuentas de resultados y además siguen teniendo a su favor, intactas, todas las deudas de sus clientes; es decir, cumpliéndose una vez más lo de “capitalismo para las ganancias y socialismo para las pérdidas”.

Con las medidas adoptadas (inyección masiva de fondos nunca vista en la historia económica) sólo se ha salvado a los culpables del descalabro, como ya queda dicho anteriormente, y desde luego no se ha conseguido impulsar la demanda para reactivar la economía como teóricamente se pretendía al bajar las tasas de interés por parte de los Bancos Centrales pues no han conseguido acercar el dinero a los consumidores ya que ha tomado otros caminos [Leer 1 ] y [Leer 2 ].

Pero la acumulación no queda sólo en el lado del sistema financiero, sino que también está presente en la orilla de las empresas.

Es en la empresa en donde el binomio capital-trabajo comienza la ruta de la desigualdad en la distribución de la riqueza producida propiciando la mencionada acumulación en uno de los platillos de la balanza por mor del desigual reparto de beneficios. Mientras el capital nunca ve el momento de apretarse el cinturón, exige con vehemencia  a) la rebaja de salarios y b) la precariedad de los contratos laborales. Y es en épocas de crisis en donde chantajea con más fuerza para conseguir su objetivo.

A este respecto le propongo, amable lector, la lectura de los siguientes artículos con los que me identifico plenamente:

Miguel de Arriba

4 comentarios en “La rentas del trabajo

  1. Miguel:
    Te tenia una gran estima hasta que publicaste sin hacer previamente verificar el calculo de la presentación que te han enviado por correo electrónico. Sinceramente me da lastima este post.
    Fíjate que 750.000 millones  divido 6.700 millones, matemáticamente, se quitan las palabras “millones” por simplificación, por lo que quedaría
    750000 / 6700 = u$s 104 por persona!!!
    no 104 “millones”!!!…
    burro!!! (y te considero burro, por no filtrarlo antes)
    Y lo mismo pasa con la cuenta española, yo no puedo creer que haya gente que lea eso y piense que sea verdad, que cada familia puede recibir proporcionalmente, 2500 millones ahí esta la crisis actual, en la ignorancia del sentido común de la población!!!. La cuenta en este caso seria con el mismo procedimiento que la anterior, por lo que quedaría 2500 euros por familia, eso no sirve ni para pagar un año de deuda de los tantos que se han embargado cada una de esas familias en su propia decisión.
    Estoy de acuerdo contigo en muchas cosas, como por ejemplo en la regulación genuina de los capitales, en la transparencia de las entidades y en la visión de generar más puestos de trabajo con mejores condiciones humanas.
    Pero no estoy de acuerdo para nada, en algo que es transversal a cualquier pensamiento económico, y es el hecho de esa “ira” (otro pecado capital, mostrándote que no solo “ellos” -los malos- tienen cosas que cambiar, sino también TODOS nosotros como persona) que hay en tus líneas, mostrando mas un punto de vista muy coloreado con sentimientos y sufrimientos, (cosa que no juzgo, todos sufrimos) en vez de hacerlo desde un punto neutral y positivo.
    Tengo un pensamiento medio borrador, el cual es, pensar que el capitalismo se basa en el sentimiento bien descrito de la avaricia, la codicia el poder, y otras hierbas malas de baja monta, que solo logra que unos pocos tenga todo y que muchas personas no tengan nada mas que sus vidas, y a veces hasta por ahí nomas. Pero también veo el socialismo/comunismo práctico no es mas que la reacción contraria al sentimiento provocado por el capitalismo que es la ira y envidia, ya que para mi en el fondo, los hilos que mueven a unos líderes son los mismos que mueven a los otros: las ansias de poder. Para mi, la única forma de gobierno más estable, es la cual ACEPTE nuestras miserias naturales del ser humano y ponga a ellas LÍMITES sanos para un crecimiento maduro y homogéneo en el conjunto de la población.
    Saludos!
    Carlos
     

    Me gusta

  2. Carlos,
    Tienes razón en lo primero que expones, … ¡soy un burro integral!. Este post lo escribí este fin de semana;  lamentablemente, aunque no es la mejor excusa, lo hice con un poco de prisa por problemas de tiempo que me surgieron a última hora y no repasé, como es mi costumbre, las cuentas de la presentación; que por otra parte son muy sencillas ya que no hay que hacer complicadas fórmulas econométricas, solo hay que dividir.
    Nunca me había pasado algo semejante (aunque no somos perfectos) y ahora espero que con mayor motivo no me pasará en el futuro pues siempre aprendemos y más de nuestros errores.
    Voy a corregir el post y a eliminar esa parte; al fin y al cabo a lo que me quiero referir es al problema de las rentas del trabajo que existe desde hace mucho tiempo.
    En cuanto al resto de lo que mencionas:
    1. Sí me produce “ira”, que como bien dices también es un pecado capital y un sentimiento inherente a nuestra condición de seres humanos, la injusticia. Sin embargo, mi ira no es coloreada. No estoy en contra del capitalismo, sino que de la corriente neoliberal dentro de él.
    2. Estoy de acuerdo que los hilos que mueven a TODOS los líderes son las ansias de poder.
    3. No estoy de acuerdo en querer hacer sinónimos (como sucede en los últimos tiempos) socialismo/comunismo. Para mi son diferentes. El Comunismo no lo veo viable pues va en contra, precisamente, de sentimientos muy consustanciales con el ser humano (un ejemplo … la propiedad; no hay que olvidar que en los libros de Marx aparecía el copyright). El socialismo es otra cosa y a ese respecto me convence la doctrina social de la Iglesia recogida en las Encíclicas; socialismo viene de social, otra cosa es que se le quiera desvirtuar o aprovechar para camuflar otra cosa.
    4. Estoy totalmente de acuerdo contigo cuando dices: “Para mi, la única forma de gobierno más estable, es la cual ACEPTE nuestras miserias naturales del ser humano y ponga a ellas LÍMITES sanos para un crecimiento maduro y homogéneo en el conjunto de la población”. Es por eso que en todos mis escritos defiendo el papel del Estado como árbitro/regulador que es lo que el neoliberalismo niega. El laissez faire sólo conduce a la ley de la selva.

    Me gusta

  3. Sinceramente, creo que “pequé” (siguiendo con la temática) de parlanchín al unir al socialismo/comunismo, ya que no soy un especialista y sinceramente fue una falta de respeto a ellos (como tu) intentar de dar una opinión respecto a eso.

    El punto de vista que quise darte con la palabra “ira” es el hecho de buscar una solución basada en un sentimiento negativo, no me parece que (aunque comparto mucho tu forma de ver las cosas) sea una de las mejores formas de lograr un éxito global relativo. Es más desde un punto de vista “espiritual”, no tanto técnico, como dice la Biblia: “perdonar a los que nos ofenden”, eso le puedo asegurar es mucho mas positivo y reparador de lo que parece en la teoría.

    Saludos

    Me gusta

  4. Me agrada que haya debate pues eso es lo que pretendo con el blog.
    Los artículos que publico, tanto de otros autores como propios, van en la dirección de crear un debate sano que nos pueda llevar a vislumbrar soluciones; lamentablemente ese debate no se produce.
    En cuanto a lo de “perdonar a los que nos ofenden” hago esfuerzos reales para practicarlo, pero eso no quiere decir que deba ser mudo y por ello uso los medios de que dispongo para dar a conocer mis puntos de vista sobre la economía, que es lo que conozco … un poco, ya que nunca se termina de aprender en esta vida.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s