La flexibilidad laboral debe basarse en la adaptabilidad, no en menores salarios

El premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, es un referente mundial. Es profesor de la Universidad de Columbia (EEUU) y acaba de publicar el libro titulado Caída Libre, en referencia a la gravedad de la crisis económica que estamos atravesando. En una visita a Barcelona, para impartir una conferencia, recibe a el Economista.

En su libro, defiende una profunda refundación del capitalismo. De hecho, este fin de semana en el Ecofin, se va a proponer que se aceleren las reformas del sistema financiero. ¿Cree que es posible refundar el capitalismo?

Está muy claro que necesitamos una reforma. Para mí, es lamentable que un año después del inicio de la crisis se hayan llevado a cabo muy pocas reformas. Pienso que tanto en Estados Unidos como en Europa hemos alcanzado un estado de confusión en que no sabemos qué hacer, si llevar a cabo reformas o no. Yo creo que sí es posible llevarlas a cabo. El problema es que no han de ser reformas puntuales sino reformas constantes en el tiempo. Y aquí es necesario el apoyo del Estado. Hay que encontrar el equilibrio entre el Estado y el mercado.

¿Cuándo es más fácil llevar a cabo las reformas, en tiempos de crisis o de bonanza?

Es más sencillo reformar en tiempos de crisis. Esta crisis es el resultado de la desregulación de los mercado en los últimos 20 años. El mercado no ha funcionado como debía. Creíamos que la única manera de resolver los problemas era dejándolo sólo. El tiempo ha dejado claro que el coste ha sido muy elevado. El problema ahora es que si no llevamos a cabo reformas, nos encontraremos de frente con otra crisis. Sin embargo, el escenario no es halagüeño: aumento de la deuda pública, incremento del déficit… Esta crisis nos ha dejado sin dinero para hacer frente a otra crisis.

¿El problema sigue siendo el sistema financiero?

El problema ahora es que los bancos están contraatacando y están haciendo uso del poder político. Soy muy crítico con los grandes bancos, no es ningún secreto. Ejercen un enorme poder político. Los políticos escuchan al dinero, pero la realidad económica va por otro lado. Ese poder es tan alto que, incluso, se llegan a filtrar rumores en los grandes medios de comunicación que ayudan a un hundir aún más la situación; rumores que son del todo inciertos. Ése es un fallo muy grave.

¿Cree que hubiera sido mejor dejar caer las manzanas podridas del sistema financiero en vez de salvarlas?

Pienso que se debe jugar a las reglas del capitalismo. Las manzanas caen por sí solas. Y, en este sentido, se ha cometido un grave error en Estados Unidos.

España apuesta por incrementar la flexibilidad laboral. ¿Es suficiente para salir de la crisis?

El problema de la flexibilidad laboral es que cuando se habla de flexibilidad se habla de reducción salarial. Y aquí hay un típico problema keynesiano de carencia de demanda agregada. Bajan los salarios y baja la demanda consumo. Y si no se consume, la economía no se despierta.

La clave de la flexibilidad, que en Estados Unidos ha representado un salto cualitativo de su economía productiva, ha sido que la flexibilidad va unida al concepto de movilidad, no de reducción salarial. Movilidad de pasar de un trabajo a otro, movilidad de desplazarse de un Estado a otro. Vale, es cierto, ahora nos hemos encontrado con un problema de hipotecas donde la gente está hasta el cuello y se ha frenado esa capacidad para la movilidad. Pero éste es el concepto, la flexibilidad laboral debe basarse en la adaptabilidad, no en menores salarios.

¿Cree que la carencia de ética es el problema del capitalismo?

La falta de ética es un problema cada vez más creciente. Individuos que llevan a la banca a cometer errores, sin control ninguno y con consecuencias devastadoras. Sin embargo, el problema del sector financiero va más allá de los errores técnicos o de la gestión del riesgo. El abuso continuado en las prácticas bancarias ha sido el motor del desastre financiero de los Estados Unidos, incluso hoy en día. Y lo grave es que el músculo político del Estado debería haber hecho algo frente a estos abusos para pararlo, y no lo ha hecho. Y veo muy claro la fuerza con que han influido en los Estados Unidos, por ejemplo, los grupos de presión o determinadas contribuciones entre Wall Street y el Gobierno.

ooooooooooOoooooooooo

Joseph Stiglitz: La caída libre de la economía le seguirá una recesión profunda

Culpa de la crisis a la depravación moral de los bancos, a los que se debería dejar caer, en vez de destinarles tantos recursos públicos.

ESTORIL (PORTUGAL).  El Premio Nobel de Economía del año 2001, Joseph Stiglitz, afirmó hoy que no se vislumbra un fin optimista a corto plazo para la crisis. “Estamos viviendo el fin de un período de caída libre en las economía, al que seguirá un período de recesión profunda”, afirmó.

Una mezcla de corrupción entre el sistema financiero y los políticos estadounidenses, el continuo movimiento de desregulación asociado a la ideología de que los mercados se autorregulan, y una política monetaria demasiado expansiva, son la causa de que el mundo esté inmerso en la peor crisis de los últimos 80 años, según el Nobel.

Stiglitz, que es ex presidente del Banco Mundial, participa en las Conferencias de Estoril, que bajo el tema “Desafíos globales, respuestas locales”, pretende convertirse en un punto de reflexión internacional para hablar sobre globalización, a medio camino entre “el liberalismo de Davos y la utopía de Porto Alegre”.

En su intervención, consideró que una de las raíces de la actual crisis nace de “la corrupción al estilo estadounidense” que se instaló en Estados Unidos, y citó como ejemplo la elevada financiación que la industria financiera hizo para las campañas electorales de demócratas y republicanos a lo largo de los años. “Invirtieron y consiguieron resultados, la desregulación” y la “ideología de que los mercados se autorregulan” ironizó.

DURAS CRÍTICAS A LOS BANCOS

El Nóbel de Economía emitió fuertes críticas al sistema financiero occidental, y en particular al estadounidense. Stiglitz consideró que “intentaron quedarse con todo el beneficio del sistema productivo”. “Es difícil clasificar la depravación moral de nuestro sistema financiero”, afirmó.

Sin embargo, las críticas más duras fueron para el negocio montado alrededor de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos. Los bancos, dijo, “descubrieron que había dinero en la base de la pirámide de clases sociales y decidieron ir allí y traerlo para la cima”. “Robaron a los más pobres de los más pobres”.

Además, acusó a los bancos de querer echar las culpas de lo ocurrido a los reguladores, y los comparó con “los ladrones que pagan caro a los policías para que vayan a dar una vuelta mientras ellos roban, y ahora vienen a decir que la culpa es de los policías”.

En su opinión, los bancos se olvidaron de su razón de ser: la diversificación del riesgo y la transferencia del capital de los ahorradores para los inversores. “Ellos evaluaron mal el riesgo, calcularon mal el riesgo y el capital”, sentenció.

MALAS SOLUCIONES

Stiglitz no fue muy optimista sobre las medidas adoptadas para hacer frente a la crisis. “Cuando de la reunión del G-20 sale la decisión de fortalecer el papel del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Financial Stability Forum, que son instituciones que gestionaron mal las crisis de los años 90, no podemos tener mucha esperanza sobre la resolución actual de la crisis“, afirmó.

Pero además de las medidas internacionales, el premio Nobel también realizó un balance negativo sobre los planes para combatirla crisis de Estados Unidos.

Por un lado, acusó a la Administración Obama de apostar por “mantener vivos bancos zombis”, incentivando la creación de instituciones “todavía mayores” de las que ya existían. Por otro, consideró que los apoyos a la economía “llegaron demasiado tarde, fueron demasiado pequeños y mal diseñados”.

Además, defendió que “la doctrina de la derecha sobre la economía de mercado falló claramente” y demostró “la importancia de regular los mercados”, y recordó que tanto la experiencia actual, como la de Chile, cuando el dictador Pinochet, aconsejado por Milton Friedman, experimentó la desregulación de su sistema financiero y “le costó a los chilenos un cuarto de siglo pagando deudas”, demuestran la importancia de “la regulación del sistema”.

Desde su punto de vista, para salir de esta crisis es necesario más inversión pública, más medidas de apoyo al mercado hipotecario y que la Administración deje caer los bancos en vez de canalizar hacia ellos la mayor parte de los recursos presupuestarios.

2 comentarios en “La flexibilidad laboral debe basarse en la adaptabilidad, no en menores salarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s