China y el capitalismo

La corriente neoliberal, que ha mediatizado el sistema capitalista en los últimos años, ha propiciado como fin último y supremo la acumulación por todos los medios posibles y por ello ha luchado de forma incansable para que el Estado se convirtiese en un comparsa que se plegase a sus deseos del “laissez faire” evitando de esa forma cualquier regulación que se lo impidiese.

El “mercado” es el dios infalible y como tal no necesita regulaciones ya que se autorregula de forma precisa. Ahora bien, el “mercado” es un ente sin vida propia pues el “mercado” somos nosotros, los seres humanos, y decir que el “mercado” se autorregula es tanto como afirmar que los seres humanos nos autorregulamos; pero entonces, si eso es así, ¿porqué necesitamos leyes y un sistema judicial?, ¿porqué pagar impuestos para mantener algo que no necesitamos?.

Algo más sencillo, ¿para qué necesitamos un árbitro en un partido de fútbol si somos perfectos y nos autorregulamos sin fallos?.

La cuestión es que, les guste o no a los neoliberales, el ser humano nace con una serie de características (buenas y malas) inherentes a su esencia humana que no pueden desconocerse y que afectan a sus actos (por ejemplo su participación en la economía que no es una ciencia aislada de su entorno). Entre ellas encontramos uno de los siete pecados capitales, la avaricia, que cuando no tiene límites se convierte en codicia. Es evidente para muchos que ésta última, la codicia, ha tenido mucho que ver con la crisis que estamos viviendo.

Está muy claro que el sistema económico en el que vivimos está movido por un corazón (consumo) que lo mantiene vivo al hacer que la sangre (dinero) fluya por todo ese sistema.

La codicia lleva a la acumulación y la acumulación lleva, antes o después de forma irremediable, a la caída del consumo.

Si no hay consumo … el sistema colapsa irremediablemente pues los bienes, servicios y dinero que crea en grandes cantidades por mor del gran avance tecnológico registrado no encuentra salida al no haber suficientes consumidores debido al aumento desmesurado del desempleo mundial que el efecto acumulación produce.

Seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s