Por si todavía no está claro

El BCE corre al rescate de los bancos pero no da ni un euro a los gobiernos

avatar Marco Antonio Moreno   11 de diciembre de 2011

 

El Banco Central Europeo continúa inyectando dinero a una banca sobre-apalancada como muestra la gráfica y confirmando lo que hemos señalado de que su misión es rescatar a la banca a cualquier precio. Claramente el BCE va sincerando sus relaciones carnales con el sistema financiero, demostrando que es su principal inquietud. Pero mientras el BCE corre al rescate de la banca con miles de millones de euros, no da ni un euro a los gobiernos y los contribuyentes. La cruel paradoja es que serán los contribuyentes los que deberán pagar todos los rescates a la banca que está promoviendo el BCE a espaldas del público.

Si ya había denunciado que los errores de Trichet conducían a Europa a un callejón sin salida, parte de sus nefastas políticas han sido saldadas por su propio sucesor, Mario Draghi, quien en menos de 30 días bajó dos veces la tasa de interés que Trichet subió en abril y julio. El problema es que esa tasa del 1% es la que corre para los préstamos a la banca pero no se despliega hacia la que paga la gente, que llega al 6% o 7% y es muy similar a la que están pagando los gobiernos de la periferia europea por colocar bonos de deuda soberana.

Ya ha quedado claro que con Mario Draghi el BCE continuará con los rescates masivos de la banca. Y el show montado por los seis banqueros da buena cuenta de ello. El BCE se ha ofrecido para garantizar liquidez ilimitada al sistema bancario, convirtiéndose así en el prestamista de última instancia de la banca. Sin embargo, se niega a ser prestamista de última instancia de los gobiernos, dado que el discurso dominante afirma que los gobiernos son derrochadores. Ya dimos cuenta de la magnitud del “derroche” de los gobiernos de la zona euro en la década 2000-2010, y con un énfasis especial en la deuda española. Así y todo, la retórica del BCE sigue siendo exactamente igual que en los tiempos de Trichet: se favorece a la banca como si la banca pudiera resolver los problemas y estimular el crecimiento y el empleo. Esto no hace más que continuar con las políticas que se han aplicado desde 2008, y que no han hecho más que hundir a la economía. Y esto es porque se parte de una tesis errónea, al considerar que los déficit públicos son la causa de la crisis y no una consecuencia de ella.

El BCE ha pasado a ser el prestamista a toda instancia de los bancos, sea en préstamos a un día, a una semana, o a seis meses…, ofreciendo una cantidad de dinero ilimitada para que los bancos logren refinanciar 300 mil millones de euros en forma inmediata. Solo esta semana, 80 bancos se presentaron en las ventanillas del BCE a pedir más de 50 mil millones de euros. Lo curioso, es que mientras esta inyecciones de liquidez significan un gran alivio para el sistema, las acciones bancarias continúan su desplome (ver gráficas de Commerzbank y DeutscheBank) demostrando que el sistema financiero ha caído a un agujero sin fondo y que está conectado artificialmente sólo para mantener las apariencias… y seguir cobrando.

Los fracasos de Commerzbank y Deutschebank nos dan cuenta del real estado de la banca alemana, demostrando que son los bancos que sufren los mayores traumas. Como señalé hace algunos meses en Se agota el tiempo y la banca sigue siendo el gran problema, todas las medidas para restablecer al sistema financiero han fracasado. Se sigue exprimiendo a la gente por la vía del desempleo y los planes de austeridad exigidos por Alemania, cuando resulta que es Alemania la que tiene los mayores problemas bancarios dado que fueron sus bancos los que operaron con el mayor nivel de apalancamiento en Europa.

El Deutsche Bank ha perdido el 80% de su valor desde inicios de la crisis y el Commerzbank ha perdido el 95% de su valor. Estas son pérdidas mucho mayores a las señaladas de los bancos franceses, y ayudan a comprender las desesperadas maniobras de Mario Draghi para inyectar dinero a la banca y seguir manteniendo el respiradero artificial. En esto, el nuevo mandamás del BCE sigue plenamente las políticas de su antecesor, disputándose palmo a palmo el gran premio a la ramplonería económica.

3 comentarios en “Por si todavía no está claro

  1. Los banqueros, los dictadores de Occidente.
    Robert Fisk | jornada.unam.mx | 12-12-2011
     
    Debido a que debo escribir desde la región que produce más frases hechas por metro cuadrado que cualquier otrotema, quizá debería hacer una pausa antes de lamentarme por toda la basura y estupideces que he leído sobre la crisis financiera mundial. Pero voy a abrir fuego. Opino que los reportes sobre el colapso han caído más bajo que nunca, al grado de que ni la información de Medio Oriente se difunde con la clara obediencia que se rinde a las mismas instituciones y a los expertos de Harvard que colaboraron para crear este desastre criminal mundial.
    Iniciemos con la llamada primavera árabe, que es en sí una grotesca distorsión verbal de lo que en realidad es un despertar árabe-musulmán que está sacudiendo a Medio Oriente; y los sucios paralelismos que se establecen entre estos movimientos y las protestas sociales en las capitales occidentales. Se nos ha engañado con los reportes de los pobres y los que no tienen que han tomado una página del libro de laprimavera árabe, sobre la forma en que fueron derrocados los regímenes de Egipto, Túnez y, hasta cierto punto, Libia, y de cómo esto inspiró a estadunidenses, canadienses, británicos, españoles y griegos a manifestarse masivamente. Pero todo esto es absurdo.
    La verdadera comparación ha sido inventada por los periodistas occidentales, siempre ansiosos por exaltar las rebeliones contra los dictadores árabes mientras ignoran las protestas contra los gobiernosdemocráticos de Occidente. Siempre desesperados por sacar de contexto las manifestaciones para sugerir que simplemente se deben a una moda originada en el mundo árabe. La verdad es algo distinta.
    Lo que llevó a decenas de miles de árabes a las calles, y que después se volvieron millones en las capitales de Medio Oriente, fue la demanda de dignidad y la negativa a aceptar a las dictaduras de familias locales que son, de hecho, dueñas de estos países. Los Mubarak, los Ben Alí, los Kadafi, los reyes y emires del golfo y Jordania, y los Assad, todos ellos creían tener derecho de propiedad sobre naciones enteras. Egipto pertenecía a Mubarak Inc., Túnez a Bel Alí Inc. (y a la familia Traboulsi), Libia a Kadafi Inc. Los mártires de las dictaduras murieron para constatar que sus países pertenecían a los pueblos.
    Este es el verdadero paralelismo con Occidente. Ciertamente los movimientos de protesta son contra las grandes corporaciones, en una causa perfectamente justificada, y contra los gobiernos. Lo que han descubierto los manifestantes, de manera algo tardía, es que durante décadas han sido engañados por democracias fraudulentas, que votan abnegadamente por partidos políticos que, después de triunfar en las urnas, entregan el mandato democrático y el poder popular a bancos, comerciantes y agencias calificadoras, todas ellas respaldadas por un coto de negligentes y deshonestos expertos de las más costosas universidades estadunidenses ythink-tanks, que mantienen la ficción de que existe una crisis globalizada, en vez de una treta masiva contra los electores.
    Los bancos y agencias calificadoras se han vuelto los dictadores de Occidente. Igual que los Mubarak y los Ben Alí, los bancos creyeron –y siguen creyendo– que son dueños de sus países. Las elecciones que les han dado poder, gracias a la cobardía y complicidad de los gobiernos, se vuelven tan falsas como los comicios en los que los árabes eran obligados a participar, década tras década, para ungir como gobernantes a los propietarios de sus países.
    Goldman Sachs y el Banco Real de Escocia son los Mubarak y Ben Alí de Estados Unidos y Gran Bretaña, que devoraron la riqueza de los pueblos mediante tramposas recompensas y bonos para sus jefes sin escrúpulos a una dimensión infinitamente más rapaz que la pudieron imaginar los codiciosos dictadores árabes.
    No fue necesario, aunque me fue útil, ver el programa Inside Job de Charles Ferguson transmitido esta semana por la BBC para demostrarme que las agencias calificadoras y los bancos estadunidenses son intercambiables, que el personal de ambas instituciones se mueve sin trámites entre las agencias, los bancos y el gobierno de Estados Unidos. Los mismos muchachos calificadores (casi siempre varones, claro) que calificaron con triple A préstamos devaluados y sus derivados en Estados Unidos ahora atacan a zarpazos a los pueblos de Europa –mediante su venenosa influencia en los mercados– y los amenazan con disminuir o retirar las mismas calificaciones a naciones europeas, que alguna vez otorgaron a criminales, antes del colapso financiero estadunidense.
    Siempre he creído que los argumentos mesurados tienden a ganar las discusiones. Pero perdónenme, ¿quiénes son estas criaturas cuyas agencias calificadoras ahora espantan más a Francia de lo que Rommel lo hizo en 1940?
    ¿Por qué no me lo dicen mis colegas periodistas en Wall Street? ¿Por qué la BBC, CNN y –ay, Dios– hasta Al Jazeera, tratan a estas comunidades criminales como incuestionables instituciones de poder? ¿Por qué nadie investiga, como ha comenzado a hacerlo Inside Job, estos escandalosos tratos sucios? Todo esto me recuerda la manera igualmente cobarde en que los reporteros estadunidenses cubren Medio Oriente, la forma tenebrosa en que siempre evitan hacer críticas directas a Israel, siempre bajo el poder de un ejército de cabildos pro Likud que explican a los televidentes que la labor de paz de Estados Unidos en el conflicto israelí-palestino merece nuestra confianza; y por qué los buenos son losmoderados y los malos son losterroristas.
    Al menos los árabes han empezado a ignorar estas tonterías. Pero cuando los que protestan contra Wall Street hagan lo mismo, se convertirán en anarquistas,terroristas sociales en las calles de Estados Unidos que exigen que los Bernanke y Gethner enfrenten un juicio como al que se ha sometido a Hosni Mubarak. Nosotros, en Occidente, hemos creado a nuestros propios dictadores, pero a diferencia de los árabes los volvimos intocables.
    El primer ministro de Irlanda, Enda Kenny, informó solemnemente a sus compatriotas esta semana que ellos no son responsables de la crisis en la que se encuentran. Ellos ya lo sabían, desde luego. ¿Por qué no les dijo de quién es la culpa? ¿No va siendo hora de que él y los otros primeros ministros europeos nos lo digan, y también de que los reporteros nos lo informen?

    Me gusta

  2. Dos premios Nobel de Economía piden que se meta en la cárcel a los banqueros
    “¿Vamos a confiar en quienes nos metieron en esta situación para sacarnos de ella?

    Joseph Stiglitz

    http://www.larepublica.es
    Economistas como Joseph Stiglitz y George Akelof vienen diciendo durante los últimos meses y en repetidas ocasiones que “es imposible resolver la crisis económica sin que los criminales que cometieron el fraude estén en la cárcel”.El Nobel de economía George Akerlof ha criticado que no se castigue a los delincuentes de cuello blanco y que se facilite con las nuevas medidas económicas las condiciones para comenter este tipo de delitos, lo que provocará mayor destrucción de la economía en el futuro.
    El también Nobel de Economía Joseph Stiglitz denuncia que el sistema está diseñado para fomentar ese tipo de cosas, y que las personas que han tenido la mayor responsabilidad en la situación actual no están siendo sancionados, y aunque se les multara con un 5% o 10% de las ganancias que han obtenido, seguirían viviendo en sus lujosas casas y con sus cientos de millones de dólares.
    “El sistema está diseñado para que si te pillan, la multa sea sólo un número muy pequeño comparado con el fraude cometido. Es como una multa de aparcamiento, a veces tomas la decisión de aparcar en un sitio a sabiendas de que podrían ponerte una multa”, señala el premio Nobel, que asegura que habría que meter a muchos de los responsables en la cárcel”.
    “¿Vamos a confiar en quienes nos metieron en esta situación para sacarnos de ella? Ellos reconocen que no han hecho bien las cosas pero que su comprensión de la situación es buena. Si creen esto, estamos en un lío, lo siento”

    Me gusta

  3. El filón de la banca: toma el dinero al 1% en el BCE y lo coloca en Letras al 4% o más 
    Vozpópuli 

     Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE) está diciendo una cosa y haciendo otra, contraviniendo los deseos, además, de Ángela Merkel y el Bundesbank. Las recientes bajadas de tipos de interés y, sobre todo, la medida de garantizar liquidez ilimitada a 36 meses ha dado un giro a los mercados de deuda. Los bancos podrán tomar dinero directamente del BCE al 1% y colocarlo en plazos cortos de deuda pública, mucho más rentables. Sin ir más lejos, ayer en España, la subasta de Letras superó ampliamente el rango de colocación del Tesoro, algo que no ocurría desde 2009, ya que las entidades han comenzado a realizar esta operación, en espera de las primeras subastas de finales de mes.
    La semana pasada, el BCE anunció una serie de medidas para garantizar la liquidez, entre las que estaban dos subastas ilimitadas con vencimiento en 36 meses (tres años), la primera de las cuales tendrá lugar el 21 de diciembre. Con ella, los bancos podrán cubrir todos los vencimientos de deuda del mismo periodo.
    Con semejante panorama, las entidades financieras lo tienen más que claro: se puede tomar dinero barato en el BCE y colocarlo en emisiones a corto plazo que ofrezcan una alta rentabilidad y dejen un diferencial íntegro para ellas.
    En Ahorro Corporación, por ejemplo, así lo reconocen: “El carry  (diferencial favorable) entre la financiación en el BCE y la deuda española al mismo plazo nos parece muy interesante y podría incentivar la demanda de deuda española en los tramos equivalentes”,  debido a “las medidas anunciadas el pasado 8 de diciembre, como son el aumento del plazo de liquidez ilimitada hasta 36 meses y el recorte del tipo repo en 25 pb, hasta el 1,0%”.
    Las Letras, imparables
    Esto ya tuvo su impacto clarísimo en la subasta de Letras de ayer, en las que el Tesoro adjudicó activos a 12 meses al 4,05%, frente el 5,02% de hace menos de un mes y con una ratio Bid to Cover de 3,14 veces, frente las 2,13 anteriores. Conviene no perder de vista que el ahorro en coste financiero para el organismo emisor es del 22%.  Los analistas opinan que el Tesoro aprovechó para captar algo más de dinero, a la vista de que había mucha demanda y la subasta se resolvía más barata de lo previsto. 
    El rango previsto de adjudicación era de 3.250-4.250 millones de euros, y se colocaron 4.940 millones, es decir un 51% más que la zona baja y un 16% por encima de lo máximo previsto. Todo un aluvión de dinero que presionó los tipos a la baja lo que, a su vez, alivia un poco al Gobierno. Al de ahora, que al menos no cede los mandos con unos tipos insostenibles y al que comandará Rajoy a finales de año, que encuentra algo menos de tensión.
    Fuera, también
    Otras fuentes internacionales también ponían de relieve ayer el enorme carry que ha generado Draghi para los bancos, algo que va totalmente a contracorriente de los deseos germanos. Sin ir más lejos, ayer, la prestigiosa publicación Investors Insight comentaba en un extenso artículo que “el BCE va a ser más activo de lo que dijo su presidente la semana pasada”.
    El potencial apoyo por parte del banco central será mucho mayor de lo que parece derivarse después de las recientes cumbres europeas, a pesar de que el propio Draghi ha dejado caer en público mensajes menos esperanzadores.
    Draghi, “un macho”
    A pesar de que el Bundesbank “sería partidario de sabotear el euro” y que Ángela Merkel se ha mostrado totalmente contraria a las actuaciones del BCE como financiador de los países, “el BCE adopta una postura de macho, que le dirige hacia un programa de monetización de deuda”. Justo algo contra lo que ha bramado la canciller contra viento y marea.
    La publicación coincide, asimismo, en que “la liquidez ilimitada del BCE puede proveer soporte monetario infinito para los bancos europeos y, a través de ellos, a la deuda soberana”. Así, serán capaces de “tomar del BCE dinero al 1% y usarlo para comprar bonos públicos que ofrezcan el 6% o más”. Las entidades financieras obtendrán, de esta manera, “500 puntos básicos o más de carry sin riesgo”.
    Según comentaban en una mesa de contratación, esto no favorecerá el crédito en una primera instancia, “pero aliviará las tensiones del mercado, lo que ya es mucho”. Después, conforme vayan ganando dinero la banca, irán mejorando sus ratios y entonces…
    Como ligera contrariedad, Investors Insight considera esto un esquema Ponzi en toda regla. No se puede estar dando a la máquina de fabricar billetes sin más.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s