Si fuese griego, yo votaría a Syriza

Pocas veces he leído un documento con más sentido común y con más rigor económico que éste.
Definitivamente, si Syriza cumple lo que ha dicho creo que la última frase se hará una gran realidad para los europeos.
Una gran oportunidad para Europa está a punto de nacer en Grecia el 25 de enero. Una oportunidad que Europa no puede permitirse perder.”
Nota.- Las negritas en el texto son mías

Miguel001
Miguel de Arriba

Carta abierta de Alexis Tsipras a los alemanes: lo que nunca les dijeron sobre Grecia

Carta abierta de Alexis Tsipras a los ciudadanos alemanes publicada el 13 de enero en Handelsblatt, un importante periódico de finanzas alemán.

Alexis Tsipras | Syriza | 13/01/2015

La mayoría de ustedes, queridos lectores del Handesblatt, tendrán una idea preconcebida sobre aquello de lo que tratará este artículo antes siquiera de haberlo leído. Les ruego que no sucumban a semejantes preconcepciones. El prejuicio no ha sido nunca una buena guía, especialmente durante periodos en los que una crisis económica refuerza estereotipos y genera ignorancia, nacionalismo e incluso violencia.

Sigue leyendo

Joseph Stiglitz muestra que una suspensión del pago de la deuda puede beneficiar a un país y a su población

FMI1

Desde que la Unión Europea fue duramente golpeada por la crisis de la deuda y que varios países se sienten ahogados por sus acreedores, la perspectiva de una cesación de pagos aparece en el horizonte. Una mayoría de economistas de derecha y de izquierda considera que se debe evitar el no pago de la deuda. La Troika otorgó créditos por la vía urgente a Grecia (mayo de 2010), a Irlanda (noviembre de 2010), a Portugal (mayo de 2011) y a Chipre (marzo de 2013) bajo el pretexto de evitar una cesación de pagos que habría tenido, dicen, efectos catastróficos para las poblaciones de esos países. Sin embargo, encontramos en varias investigaciones económicas sólidos argumentos a favor de la decisión de suspender el pago de la deuda. Además, actualmente, es difícil negar que las condiciones que acompañaban a esos créditos, así como el aumento de la deuda, afectaron en forma dramática a esos pueblos, comenzando por el griego. Es el momento de comprender que una suspensión del pago de la deuda puede constituir una elección justificada.

Joseph Stiglitz, premio del Banco de Suecia en economía en memoria de Alfred Nobel en 2001, presidente del consejo de economistas del presidente Bill Clinton de 1995 a 1997, economista jefe y vicepresidente del Banco Mundial de 1997 a 2000, aporta serios argumentos a aquéllos que abogan por la suspensión del reembolso de las deudas públicas. En un libro colectivo [1] publicado en 2010 por la universidad de Oxford, Stiglitz afirma que Rusia en 1998 y Argentina durante los años 2000 ofrecieron la prueba de que una suspensión unilateral del reembolso de la deuda puede ser benéfica para los países que tomaran esa decisión: «Tanto la teoría como la práctica sugieren que la amenaza del cierre del grifo del crédito probablemente haya sido exagerada» (p. 48).

Sigue leyendo

The Vultures’ Victory

NEW YORK – A recent decision by a United States appeals court threatens to upend global sovereign-debt markets. It may even lead to the US no longer being viewed as a good place to issue sovereign debt. At the very least, it renders non-viable all debt restructurings under the standard debt contracts. In the process, a basic principle of modern capitalism – that when debtors cannot pay back creditors, a fresh start is needed – has been overturned.

buitres.crisis
.
Sigue leyendo

¿Cuándo es riesgosa la deuda gubernamental?

BERKELEY – Un gobierno que no recauda suficientes impuestos para cubrir sus gastos se topará eventualmente con toda suerte de problemas generados por la deuda. Sus tasas de interés nominales aumentarán a medida que los tenedores de bonos teman una suba de la inflación. Sus líderes empresariales se ocultarán y buscarán retirar su riqueza de las empresas que lideran por miedo a mayores impuestos futuros a las sociedades.

Por otra parte, las tasas de interés reales aumentarán debido a las incertidumbres sobre las políticas, y muchas inversiones verdaderamente productivas desde el punto de vista social dejarán de ser rentables. Y, cuando se instale la inflación, la división del trabajo se reducirá. Lo que alguna vez constituyó un gran entramado unido por finos vínculos monetarios se fragmentará para formar redes muy pequeñas consolidadas mediante fuertes vínculos de confianza personal y obligación social. Y una división del trabajo pequeña significa baja productividad.

Sigue leyendo