La especulación del fracking y la confiscación de depósitos

oil-price-2012-2014
.

Desde el estallido de la crisis chipriota hemos detallado el nuevo patrón que seguirá la Comunidad Europea para el rescate de los bancos en problemas. El laboratorio chipriota dado a conocer por el entonces presidente del eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, ha sido el modelo para los rescates europeos, y la última cumbre del G-20 celebrada en Australia el pasado 16 de noviembre, aprobó el plan para reforzar esta línea de acción y dar prioridad al pago de las obligaciones de los bancos entre sí por sobre todos los demás pagos. Es decir que las armas de destrucción masiva de los derivados financieros tendrán prioridad por sobre los depósitos de los ahorrantes. La web de Zero Hedge rescató este post de Russell Napier titulado The Day Money Dies (El día que el dinero murió) para describir los peligros de la formidable declaración del G-20 en Brisbane, Australia, patrocinados por la Comisión Europea que encabeza Jean Claude Juncker.

Sigue leyendo

La ilusión del control

Dos hechos claves en nuestro futuro inmediato: la escasez de petróleo y la desestabilización climática.

Veamos primero la cuestión del petróleo.

Unos medios y otros explican que la bajada de los precios del petróleo de las últimas semanas son debidas a un exceso de producción, que el mercado está inundado de petróleo y que en realidad lo que está pasando aquí es una guerra comercial entre unos y otros productores, que pretenden hacerse con un trozo mayor de la tarta. En lo que nadie se pone de acuerdo es quién está provocando esa producción excesiva. De acuerdo con algunos reputados analistas, la culpa es de Arabia Saudita, que respondiendo a las solicitudes hechas por los EE.UU. está aumentando su producción (ya que se asume que Arabia Saudita puede aumentar su producción de petróleo tanto como le dé la gana) para castigar a la díscola Rusia y hacerle pagar sus veleidades imperiales, en un movimiento similar al que – según reza el manual de estos expertos – llevó en 1991 a la caída de la Unión Soviética.

Según otros analistas tanto o más reputados que los anteriores, lo que sucede aquí es que en realidad Arabia Saudita, molesta con la presunta independencia energética de los EE.UU., ha decidido hundir las explotaciones vía fracking del shale americano, que necesitan un precio por barril superior a 60-80$ para ser rentables.

Por último, rizando el rizo, hay un tercer grupo de analistas también reputadísimos que nos dicen que en realidad es la propia bonanza del petróleo de fracking americano, cuya producción no cesa de aumentar, la que está causando la actual caída del precio del petróleo; no con la intención de castigar a los otros países sino con la de favorecer a su propia industria, pero obviamente hay víctimas colaterales. Pero independientemente de a qué grupo de analistas pertenezcan, la opinión casi unánime es que la bajada de precios del petróleo ha llegado para quedarse y que va a ser positiva para las economías de los países importadores y particularmente para las de los Occidentales, en tanto que puede poner en aprietos a países como Irán, Venezuela o Nigeria, que tendrán que aprender a vivir en un mundo con un mercado “más competitivo”.
Sigue leyendo